sábado, 20 de junio de 2015

Estudio de La Atalaya para el 21 de junio 2015


Saludos a todos:

Nuevamente una disculpa por el atraso...

Gracias a Martha por sus comentarios en la entrada anterior... por tiempo y espacio los invito a leer los comentarios realizados...

La próxima semana se inicia un nuevo proyecto... espero les sea útil...

El "Contexto" es el siguiente:
La profundidad está en la primera parte llamada “Contexto”. La idea es estudiarlo tranquilamente, sin ninguna prisa para meditar, analizar todo lo expuesto y finalizar con sus propias conclusiones. Por ello en esta parte no hay comentarios de tipo Personal. La segunda parte llamada “Estudio” es una referencia rápida, se incluyen números de párrafo y algunos comentarios de tipo Personal. La parte final es “La Atalaya Subrayada”, es la consideración crítica de los párrafos.
Medite, analice todo lo expuesto, elimine lo que considere no acertado, adjunte sus conocimientos y finalice con sus conclusiones. [Hechos 17:11; 2 Corintios 3:17]
La información se presentará siempre en el siguiente orden:
Traducción del Nuevo Mundo (1987, con Referencias).
Traducción en Lenguaje Actual (TLA) (2004) (Esta traducción en ocasiones fusiona dos o más versículos, por lo que la cita varía ligeramente).
Reina Valera Interlineal Inversa (iRV1960+) (1960, con números del Diccionario Strong).
Otras traducciones de la Biblia que apliquen.
Nota de palabras
Referencia cruzada
Diccionario, libro u otra fuente de referencia
Comentario bíblico
(Santiago 4:1) ¿De qué fuente son las guerras y de qué fuente son las peleas entre ustedes? ¿No son de esta fuente, a saber, de sus deseos vehementes de placer sensual que se hallan en conflicto en sus miembros?
(TLA)  ¿Saben por qué hay guerras y pleitos entre ustedes? ¡Pues porque no saben dominar su egoísmo y su maldad!
(iRV1960+)    ¿De  Ρόθεν1   Pothen G4159 B  dónde    vienen    las  πόλεμοι2   polemoi G4171 NNPM  guerras  κα3   kai G2532 C  y    los  μάχαι4   machai G3163 NNPF  pleitos  ν5   en G1722 P  entre  μν6   hymin G5213 RP2DP  vosotros?  οκ7   ouk G3756 T  ¿No    es  ντεθεν8   enteuthen G1782 B    κ9   ek G1537 P  de  μν12   hymôn G5216 RP2GP  vuestras  ‹  τν10 δονν11 ›   tôn hêdonôn G3588 G2237 DGPF NGPF  pasiones,  τν13   tôn G3588 DGPF  las    cuales  στρατευομένων14   strateuomenôn G4754 VPMP-PGF  combaten  ν15   en G1722 P  en  μν18   hymôn G5216 RP2GP  vuestros  ‹  τος16 μέλεσιν17 ›   tois melesin G3588 G3196 DDPN NDPN  miembros?
Dios Habla Hoy (DHH L 1996*)  ¿De dónde vienen las guerras y las peleas entre ustedes? Pues de los malos deseos que siempre están luchando en su interior.
Nueva Biblia Española (NBE*)  ¿De dónde esas guerras y de dónde esas luchas entre ustedes? ¿No será precisamente de esos apetitos agresivos que llevan en el cuerpo?
“En conflicto en sus miembros”
(Romanos 7:23) pero contemplo en mis miembros otra ley que guerrea contra la ley de mi mente y que me conduce cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
(Gálatas 5:17) Porque la carne está contra el espíritu en su deseo, y el espíritu contra la carne; porque estos están opuestos el uno al otro, de manera que las mismísimas cosas que ustedes quisieran hacer, no las hacen.
(1 Pedro 2:11) Amados, los exhorto como a forasteros y residentes temporales a que sigan absteniéndose de los deseos carnales, los cuales son los mismísimos que llevan a cabo un conflicto en contra del alma.
[Latinoamericana]: 1: No se critiquen unos a otros. (1). Esto equivale a despreciar la ley del amor. Debemos ver, y a veces decir, lo que es condenable en una acción, pero Dios no nos ha designado para juzgar y condenar a nuestros hermanos y hermanas. ¡Qué pecado tan grande cuando, en la misma Iglesia, ciertos grupos se dedican a espiar, examinar y denunciar lo que otros cristianos dicen y escriben con intenciones apostólicas! Ver Rom 14,4 y Mt 7,1.
[Siglo XXI]: 1: El propósito del análisis de Santiago sobre la lengua y la sabiduría aparece en la sección siguiente. Había disputas en la comunidad cristiana a la que escribía Santiago. Cada cual quería su propio camino y su propia ventaja. El autor deja en claro que estas luchas no son algo que provenga de Dios y apela a los que están envueltos en ellas a que se arrepientan y sean perdonados.

Santiago pinta un cuadro de la iglesia tal como la ve: guerras, pleitos, combates, muerte y envidia. La mención de la muerte probablemente se refiera más a “matar” con palabras que a un asesinato literal, pero todo el cuadro es familiar a cualquiera que conozca la iglesia actual. Todas estas luchas y combates ciertamente eran justificados por los que estaban envueltos en ellos, quizá como una forma de “luchar por la verdad”.
[Recobro]: 1: La misma palabra griega es usada en el v.3. Aquí se refiere a los deseos de placeres que tiene la carne (los miembros), mientras que en el v. 3 se refiere a los deleites que satisfacen dichos deseos.
[Serafín de Ausejo]: 1: Ahora Santiago va en busca de las raíces de la falsa sabiduría y de sus perniciosos frutos, y las deja al descubierto sin contemplaciones. Emplea palabras apasionadas tomadas del oficio de las armas y de las costumbres de la guerra 46. Podríamos decir -usando un término algo fuerte- que ha estallado una guerra civil en las comunidades a las que se dirige la carta. Las disensiones y tensiones existentes, se deben, por lo visto, a la indigencia de la mayoría y al antagonismo social que provoca el hecho de que al lado de unos pocos ricos haya una masa de fieles pobres y miserables (cf. 2,1-9; 5,1-6). La aspiración perfectamente comprensible de estos pobres, su deseo de poseer más bienes y de vivir sin los temores y zozobras de su indigencia, se ha desviado siguiendo un camino falso. Surgen tiranteces y brotan la envidia y las desavenencias entre los cristianos, lo que demuestra que los móviles son puramente terrenales y egoístas. Se ha declarado el «estado de guerra» en las comunidades, porque el egoísmo todavía domina el espíritu y el corazón de muchos cristianos.
[William Barclay]: 1: Santiago les plantea a sus lectores una cuestión fundamental: si la finalidad de su vida es someterse a la voluntad de Dios o satisfacer el ansia de placeres de este mundo. Les advierte que, si el placer es el objetivo de su vida, lo único que van a conseguir son peleas, y odio, y divisiones. Dice que el resultado de una ansiosa búsqueda de placeres es polemoi (guerras) y maja¡ (batallas). Quiere decir que la búsqueda febril de placeres desemboca en unos resentimientos interminables que son como guerras, y en unas explosiones repentinas de enemistad que son como batallas. Los antiguos moralistas habrían estado totalmente de acuerdo con él.

Cuando miramos a la sociedad humana, vemos a menudo una masa hirviente de odios y peleas. Filón decía: «Considerad la guerra continua que prevalece entre las personas, hasta en tiempo de paz, y que existe no sólo entre naciones, países y ciudades, sino también entre casas familiares o, para decirlo mejor, está presente en cada individuo; observad la tempestad indeciblemente rugiente que se produce en las almas humanas, excitada por el violento acoso de los asuntos de la vida; y os preguntaréis si hay alguien que disfrute de tranquilidad en tal tempestad, o que mantenga la calma en medio de las olas turgentes de tal Marcos»
[Wayne Partain]: 1: "¿De dónde... entre vosotros?" Habiendo acabado de hablar de la paz que es fruto de la sabiduría divina, Santiago pasa a hablar de condiciones donde no prevalece la sabiduría divina en los corazones de los cristianos.
Hay comentaristas que toman las palabras "guerras", "pleitos", y "matáis" (del versículo 2) literalmente, y expresan gran sorpresa de que tales cosas existieran entre los cristianos. Es más probable, según juzgo yo, que Santiago estuviera hablando figuradamente, refiriéndose más bien a conflictos y pleitos en el sentido moral o espiritual.
La palabra "guerra", polemos, según el Sr. Thayer (lexicógrafo de fama), aparte de su sentido ordinario, puede significar disputa, contención o querella.
La palabra "pleitos" (contiendas; Versión Hispanoamericana, Versión La Biblia de las Américas) es traducción del vocablo griego maje. Esta palabra se emplea en 2Co_7:5; 2Ti_2:23; y Tit_3:9, en sentido figurado de pleito, y no literalmente. (…)
-"¿No es de vuestras pasiones," Otras versiones dicen, "¿No es de esto, del amor a vuestros placeres", Versión Hispanoamericana; Versión J. T. de la Cruz; "¿No son de esta fuente, a saber, de sus deseos vehementes de placer sensual", Versión Nuevo Mundo. La Versión American Standard, en inglés, dice "placeres". De la palabra griega empleada aquí (jedone), que significa "placer", vienen las palabras hedonismo (filosofía que considera el placer como el fin de la vida), y hedonista. Se encuentra también en Luc_8:14 (placeres),y en 2Pe_2:13 (delicia), en sentido literal, y luego en Tit_3:3 y aquí en Stg_4:1 en sentido metonímico, el placer o deleite siendo puesto por los deseos que buscan y consiguen el placer o el deleite (Tit_3:3).
Las querellas y contiendas entre los hermanos eran el resultado de haber seguido sus deseos de gozar de placeres o deleites sensibles.
(Santiago 4:2) Ustedes desean, y sin embargo no tienen. Siguen asesinando y codiciando, y sin embargo no pueden obtener. Siguen peleando y guerreando. No tienen, porque no piden.
(TLA)  Son tan envidiosos que quisieran tenerlo todo, y cuando no lo pueden conseguir, son capaces hasta de pelear, matar y promover la guerra. ¡Pero ni así pueden conseguir lo que quieren! Ustedes no tienen, porque no se lo piden a Dios.
(iRV1960+)  πιθυμετε1   epithymeite G1937 VPAI2P  Codiciáis,  κα2   kai G2532 C  y  οκ3   ouk G3756 T  no  χετε4   echete G2192 VPAI2P  tenéis;  φονεύετε5   phoneuete G5407 VPAI2P  matáis  κα6   kai G2532 C  y    ardéis    de  ζηλοτε7   zêloute G2206 VPAI2P  envidia,  κα8   kai G2532 C  y  ο9   ou G3756 T  no  δύνασθε10   dynasthe G1410 VPUI2P  podéis  πιτυχεν11   epitychein G2013 VAAN  alcanzar;  μάχεσθε12   machesthe G3164 VPUI2P  combatís  κα13   kai G2532 C  y  πολεμετε14   polemeite G4170 VPAI2P  lucháis,  δ17   de G1161 C  pero  οκ15   ouk G3756 T  no  χετε16   echete G2192 VPAI2P  tenéis    lo    que    deseáis,  δι18   dia G1223 P  porque  μ20   mê G3361 T  no  ‹  τ19 ατεσθαι21 μς22 ›   to aiteisthai hymas G3588 G154 G5209 DASN VPMN RP2AP  pedís.
Castillan (CAS)  Codiciáis, pero nada conseguís; asesináis y os devora la envidia, pero no alcanzáis lo que queréis; lucháis y peleáis por algo, pero no lo obtenéis porque no lo pedís debidamente.
“Siguen asesinando”
(1 Juan 3:15) Todo el que odia a su hermano es homicida, y ustedes saben que ningún homicida tiene la vida eterna [como cosa] permanente en él.
“Y codiciando” O: “y tienen envidia (celos)”.
“Codiciando”
(Colosenses 3:5) Amortigüen, por lo tanto, los miembros de su cuerpo que están sobre la tierra en cuanto a fornicación, inmundicia, apetito sexual, deseo perjudicial y codicia, que es idolatría.
“Siguen peleando”
(Mateo 5:22) Sin embargo, yo les digo que todo el que continúe airado con su hermano será responsable al tribunal de justicia; pero quienquiera que se dirija a su hermano con una palabra execrable de desdén será responsable al Tribunal Supremo; mientras que quienquiera que diga: ‘¡Despreciable necio!’, estará expuesto al Gehena de fuego.
(Santiago 3:16) Porque donde hay celos y espíritu de contradicción, allí hay desorden y toda cosa vil.
[Plenitud]: 1, 2: En contraste con la sabiduría celestial que produce una atmósfera de paz, en la cual crecerá la semilla de la justicia (3.18), la sabiduría terrenal da lugar a una perenne lucha interpersonal. La causa reside en una naturaleza conflictiva y egoísta.
[William MacDonald]: 1, 2: Hay el anhelo del placer, de la satisfacción de los apetitos físicos. Estas poderosas fuerzas están obrando dentro de nosotros. Nunca nos damos por satisfechos. Siempre queremos más. Y sin embargo parece que estamos constantemente frustrados en nuestros deseos por conseguir lo que queremos. El incumplido anhelo llega a hacerse tan poderoso que pisoteamos a aquellos que parecen estorbar nuestro avance. Dice Santiago: Matáis. Emplea la palabra mayormente en un sentido figurado. No matamos literalmente, pero la ira, los celos y la crueldad que generamos son homicidio en ciernes.
Nos dice: Ardéis de envidia, y no podéis alcanzar. Queremos tener más y mejores cosas que otros. Y en ello, nos encontramos peleando y devorándonos los unos a los otros. Juan y Juana acaban de casarse. Juan tiene un buen trabajo con un salario suficiente. Juana quiere una casa tan buena como las otras parejas jóvenes de la iglesia. Juan quiere un auto del último modelo. Juana quiere muebles finos y buenos electrodomésticos. Algunas de estas cosas se tienen que comprar a plazos. El salario de Juan apenas si es suficiente para soportar la tensión. Entonces nace un bebé; esto significa gastos adicionales y un presupuesto desequilibrado. Al ir aumentando las demandas de Juana, Juan se vuelve gruñón e irritable. Juana reacciona con peleas y lágrimas. Pronto las paredes de la casa están vibrando con el fuego cruzado. El materialismo está destruyendo el hogar. Por otra parte, puede que Juana sienta envidia. Piensa que Roberto y Susana Ferrer tienen un puesto más destacado en la asamblea que ella y Juan. Pronto hace observaciones sarcásticas a Susana. Al irse enconando la hostilidad entre ellas, Juan y Roberto se ven envueltos en el conflicto. Luego los otros cristianos toman partido y la congregación queda dividida -debido a la codicia de una persona por un puesto destacado. Aquí tenemos, pues, la fuente de los altercados y peleas entre los creyentes. Procede del deseo por más, y de los celos de otros. «No querer ser menos que el vecino» es una manera educada de llamarlo; de manera más precisa deberíamos llamarlo codicia, envidia, avidez. El deseo llega a hacerse tan poderoso que la gente hará casi lo que sea para dar satisfacción a sus codicias. Tardan en aprender que el verdadero placer no se encuentra de esta manera, sino en el contentamiento con el alimento y el vestido (1Ti_6:8). La oración es el enfoque adecuado para este problema. «No discutas. No pelees. Ora.» Dice Santiago: No tenéis lo que deseáis, porque no pedís. En lugar de llevar estas cosas al Señor en oración, intentamos conseguir lo que queremos mediante nuestros propios esfuerzos. Si queremos algo que no tenemos, deberíamos pedírselo al Señor. Si lo pedimos y la oración no recibe respuesta, ¿qué entonces? Significa sencillamente que nuestros motivos no son puros. No queríamos estas posesiones para la gloria de Dios ni para bien de nuestros semejantes. Las queríamos para nuestro goce egoísta. Las queríamos para satisfacer nuestros apetitos naturales. Dios no ha prometido dar respuesta a estas oraciones. ¡Qué profunda lección de psicología tenemos en esos tres versículos! Si los hombres se contentasen con lo que Dios les ha dado, ¡cuántos abrumadores conflictos y agitaciones se evitarían! Si amásemos al prójimo como a nosotros mismos y estuviésemos más interesados en compartir que en adquirir, ¡cuánta paz resultaría! Si siguiésemos el mandamiento del Salvador de dejarlo todo en lugar de acumular, de atesorar en el cielo y no en la tierra, ¡cómo cesarían las contiendas!
[San Jerónimo]: 2: por­que no pedís: Eco, en forma negativa, de las ex­hortaciones evangélicas sobre la oración (Mt 7,7-11 par.; Mc 11,24; Jn 14,13-14; 1 Jn 3,22).
[Wayne Partain]: 2: "pero no... no pedís". Compárense 1:5; 5:16; Mat_7:7; Mat_21:22; Luc_18:1. Las promesas de Dios (bendiciones) son para quienes piden (oran), y no para quienes pelean y codician. Había cosas que habrían podido recibir de Dios, si se las hubieran pedido. Pero algunos habían dejado la oración (mientras que otros pedían mal, versículo 3), y se ocupaban más bien en buscar lo carnal por medio de tácticas carnales.
El hecho de que aquí Santiago introduce la oración prueba que se dirige a cristianos. (Algunos creen que las guerras y los combates de este contexto eran los de los judíos incrédulos, pues es cierto que en ese tiempo, antes de la caída de Jerusalén en el año 70 d. de J.C., había muchos de ellos).
(Santiago 4:3) Sí piden, y sin embargo no reciben, porque piden con un propósito malo, para gastar[lo] en los deseos vehementes que tienen de placer sensual.
(TLA)  Y cuando piden, lo hacen mal, porque lo único que quieren es satisfacer sus malos deseos.
(iRV1960+)  ατετε1   aiteite G154 VPAI2P  Pedís,  κα2   kai G2532 C  y  ο3   ou G3756 T  no  λαμβάνετε4   lambanete G2983 VPAI2P  recibís,  διότι5   dioti G1360 C  porque  ατεσθε7   aiteisthe G154 VPMI2P  pedís  κακς6   kakôs G2560 B  mal,  να8   hina G2443 C  para  δαπανήσητε13   dapanêsête G1159 VAAS2P  gastar  ν9   en G1722 P  en  μν12   hymôn G5216 RP2GP  vuestros  ‹  τας10 δονας11 ›   tais hêdonais G3588 G2237 DDPF NDPF  deleites.
Nueva Traducción Viviente (NTV)  Y, aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones: desean solamente lo que les dará placer.
“Piden con un propósito malo”
(Isaías 1:15) Y cuando ustedes extienden las palmas de las manos, escondo de ustedes los ojos. Aunque hagan muchas oraciones, no escucho; sus mismas manos se han llenado de derramamiento de sangre.
(Zacarías 7:13) “‘Y así ocurrió que, tal como él llamó y ellos no escucharon, así ellos llamaban y yo no escuchaba —ha dicho Jehová de los ejércitos—.
“En los deseos vehementes”
(Miqueas 3:4) En aquel tiempo clamarán a Jehová por socorro, pero él no les responderá. Y él ocultará de ellos su rostro en aquel tiempo, según como cometieron maldad en sus tratos.
(1 Juan 3:22) y cualquier cosa que le pedimos la recibimos de él, porque estamos observando sus mandamientos y estamos haciendo las cosas que son gratas a sus ojos.
[Roberto Hanna]: 3: T55 La distinción entre la voz activa ατέω (una simple petición), y la voz media ατέομαι (una solicitud de lo que se hace por contrato), no está presente en este versículo (comp. MT160; la voz media tiene el siguiente significado: ustedes piden erradamente para ustedes mismos -R805).
[Diario Vivir]: 1-3: Siempre son dañinos los conflictos y las disputas entre los creyentes. Santiago dice que esas rencillas son el producto de los malos deseos que luchan en nuestro interior: queremos más bienes, más dinero, mejor nivel social, más reconocimiento. Cuando nos empecinamos en satisfacer esos deseos, luchamos a fin de lograrlo. En lugar de apoderarnos con violencia de lo que anhelamos, debemos someternos a Dios, pedirle que nos ayude a deshacernos de nuestros deseos egoístas y a confiar en que Él nos dará lo que de veras necesitamos.
2, 3: Santiago menciona los problemas más comunes en la oración: no pedir, pedir las cosas erróneas y pedir por razones equivocadas. ¿Después de todo habla usted con Dios? Cuando lo hace, ¿acerca de qué habla? ¿Pide solo para que Dios satisfaga sus deseos? ¿Busca la aprobación de Dios en lo que ya planeó hacer? Sus oraciones llegarán a tener poder cuando permita que Dios cambie sus deseos para que correspondan perfectamente con su voluntad para usted (1Jo_3:21-22).
[Bover-Cantera]: 1-3: La raíz amarga de esas contiendas entre maestros y de todas las contiendas humanas es la triple codicia de dinero, de honores, de placeres. Esa codicia es el amor del mundo, de que se habla a continuación.
[Prof. de Salamanca]: 3: Santiago dice a sus lectores que piden los bienes codiciados con mala intención, no para sostener la fragilidad humana, sino para satisfacer sus incontrolados placeres (San Beda). Muchos fieles no cumplían el mandato del Señor: “Buscad ante todo el reino de Dios y su justicia”, sino que buscaban la abundancia para satisfacer sus pasiones. Los bienes terrenos pueden ser objeto de oración. Nuestro Señor en el Padre nuestro nos manda pedir el pan cotidiano y demás bienes de la tierra necesarios para la vida, pero en el supuesto de que no nos resulten nocivos. Se pueden pedir bienes temporales en la oración con tal de que se haga con recta intención, o sea para mejor cumplir la voluntad de Dios, pues, como dice la 1 Jn, “si pedimos alguna cosa conforme con su voluntad, Él nos oye.”
[Jamieson-Fausset]: 3: Anticipa el apóstol que algunos objetarán, diciendo: “Pero pedimos” (v. 2), y él replica: No es bastante que pidáis buenas cosas, sino que debéis pedir con buen espíritu y buenas intenciones. “Pedís mal para consumirlo (el objeto de vuestro pedido) en deleites”; no para que tengáis lo que necesitéis para el servicio de Dios. Contrástese el 1:5 con Mat_6:31-32. Si oraseis bien, serían suplidas todas vuestras necesidades propias; entonces cesarían vuestras codicias, que motivan “guerras y luchas”. Aun las oraciones de los creyentes son mejor contestadas muchas veces, cuando sus deseos resultan defraudados.
[Serafín de Ausejo]: 3: Santiago ha puesto al descubierto un gran peligro que suelen correr los cristianos. La tentación primordial del hombre, y precisamente del hombre piadoso, es pretender adueñarse de Dios y ponerle al servicio de los propios intereses. Quien pretende esto y se enfada con Dios cuando éste no atiende sus peticiones egoístas, no ha tomado en serio su cristianismo. La fe consiste en entregarse por completo y sin condiciones a la voluntad de Dios, diciendo siempre con filial confianza: «Pero no lo que yo quiero, sino lo que tú» (Mar_14:36). La oración del cristiano pone de manifiesto si el que ora está todavía contaminado del espíritu del mundo irredento o si realmente es un creyente. Si todo lo pone en manos de Dios y por consiguiente recibe de las manos divinas todo lo que Dios quiere darle, movido por su amor y por su poder salvador. Con esta norma hemos de medir continuamente la autenticidad de nuestra fe.
[Wayne Partain]: 3: "Pedís, y no recibís". Algunos no recibían de Dios porque no pedían en oración (versículo 2); otros pedían, pero no recibían porque pedían con motivos incorrectos. Eran profesados cristianos que al mismo tiempo participaban de la mundanalidad.
--"porque pedís mal... deleites". La palabra "mal", en griego, indica "bajamente". El verbo "gastar" (en el texto griego) se emplea también en Luc_15:14 ("malgastando"), referente al hijo pródigo (malgastador, disipador). Dios no da bendiciones para ser malgastadas.
La oración es condicional. Santiago ya había dicho que uno tiene que pedir con fe (1:6). En 5:16b-18 menciona un caso de oración de parte de un hombre justo. Véase también 1Re_18:36-37. La petición tiene que ser conforme a la voluntad de Dios (1Jn_5:14).
(Santiago 4:4) Adúlteras, ¿no saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, por lo tanto, que quiere ser amigo del mundo está constituyéndose enemigo de Dios.
(TLA)  Ustedes no aman a Dios, ni lo obedecen. ¿Pero acaso no saben que hacerse amigo del mundo es volverse enemigo de Dios? ¡Pues así es! Si ustedes aman lo malo del mundo, se vuelven enemigos de Dios.
(iRV1960+)  μοιχο1   moichoi G3432 NVPM    κα2   kai G2532 C      ¡Oh    almas  μοιχαλίδες3   moichalides G3428 NVPF  adúlteras!  οκ4   ouk G3756 T  ¿No  οδατε5   oidate G1492 VRAI2P  sabéis  τι6   hoti G3754 C  que  7   hê G3588 DNSF  la  φιλία8   philia G5373 NNSF  amistad  το9   tou G3588 DGSM  del  κόσμου10   kosmou G2889 NGSM  mundo  στιν14   estin G2076 VP-I3S  es  χθρα11   echthra G2189 NNSF  enemistad    contra  ‹  το12 Θεο13 ›   tou Theou G3588 G2316 DGSM NGSM  Dios?  ς15   hos G3739 RR-NSM  Cualquiera,  ον17   oun G3767 C  pues,  ν16   an G302 T  que  βουληθ18   boulêthê G1014 VAPS3S  quiera  εναι20   einai G1511 VP-N  ser  φίλος19   philos G5384 JNSM  amigo  το21   tou G3588 DGSM  del  κόσμου22   kosmou G2889 NGSM  mundo,    se  καθίσταται26   kathistatai G2525 VPPI3S  constituye  χθρς23   echthros G2190 JNSM  enemigo    de  ‹  το24 Θεο25 ›   tou Theou G3588 G2316 DGSM NGSM  Dios.
Nueva Biblia de los Hispanos (NBLH)  ¡Oh almas adúlteras (infieles)! ¿No saben ustedes que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.
Palabra de Dios para Todos (PDT)  ¡Gente infiel! ¿No saben que amar al mundo es lo mismo que odiar a Dios? El que quiera convertirse en amigo del mundo se convierte en enemigo de Dios.
“Adúlteras.” Lat.: a·dúl·te·ri, adúlteros.
“Es enemistad con Dios”
(Juan 15:19) Si ustedes fueran parte del mundo, el mundo le tendría afecto a lo que es suyo. Ahora bien, porque ustedes no son parte del mundo, sino que yo los he escogido del mundo, a causa de esto el mundo los odia.
(Juan 17:14) Yo les he dado tu palabra, pero el mundo los ha odiado, porque ellos no son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo.
(1 Juan 5:19) Sabemos que nosotros nos originamos de Dios, pero el mundo entero yace en el [poder del] inicuo.
“Quiere ser amigo del mundo”
(Gálatas 1:10) ¿Es, de hecho, a hombres a quienes ahora estoy tratando de persuadir, o a Dios? ¿O estoy procurando agradar a hombres? Si todavía estuviera agradando a hombres, no sería esclavo de Cristo.
“Constituyéndose enemigo de Dios”
(Juan 18:36) Jesús contestó: “Mi reino no es parte de este mundo. Si mi reino fuera parte de este mundo, mis servidores habrían peleado para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero, como es el caso, mi reino no es de esta fuente”.
(Romanos 8:7) porque el tener la mente puesta en la carne significa enemistad con Dios, porque esta no está sujeta a la ley de Dios, ni, de hecho, lo puede estar.
(1 Juan 2:15) No estén amando ni al mundo ni las cosas [que están] en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él;
[Dic. Strong]: “Amistad” G5373 φιλία filía
de G5384; mucho cariño: amistad.
[Diario Vivir]: 3, 4: No hay nada malo en querer una vida placentera. Dios nos da buenos dones para que los disfrutemos (1.17; Eph_4:7; 1Ti_4:4-5). Pero tener amistad con el mundo implica buscar placer a expensas de los demás o a expensas de obedecer a Dios. El placer que impide que agrademos a Dios es pecado; el placer que procede de la abundante generosidad de Dios es bueno.
[Plenitud]: 4: Almas adúlteras: Términos metafóricos usados en el AT para referirse a aquellos que rompen sus promesas de amor y servicio a Dios, para seguir a los ídolos. Algo ilícito en complicidad con el mundo, y alejamiento y hostilidad hacia Dios.
[Prof. de Salamanca]: 4: Aquí inicia el autor sagrado una severa requisitoria contra aquellos que, siguiendo las pasiones, abandonan a Dios, esposo de las almas, para cometer adulterio con el mundo. Los cristianos sometidos a los placeres terrenos cometen un adulterio espiritual. En el Antiguo Testamento, la alianza de Yahvé con el pueblo elegido es representada frecuentemente bajo la imagen del matrimonio: Dios es el esposo; Israel, la esposa. Si ésta es infiel al pacto, Dios le reprocha llamándola adúltera. También Jesucristo llamó adúltera a la generación judía que no lo quería reconocer como Mesías.  San Pablo llama a Cristo esposo y cabeza de la Iglesia. Lo que se aplicaba al pueblo elegido, se podía aplicar a los cristianos, verdaderos sucesores del auténtico Israel
Santiago afirma claramente que no se puede ser amigo del mundo y, al mismo tiempo, amigo de Dios. Los compromisos son imposibles entre estas dos potencias adversas. Es necesario decidirse por el uno o por el otro. Esta enseñanza es el eco de aquellas palabras de Cristo: “Nadie puede servir a dos señores, a Dios y a Mammón.” La hostilidad irreductible entre Cristo y el mundo es afirmada por nuestro Señor mismo 14. Y lo mismo enseña San Juan en su primera epístola.
[William MacDonald]: 4: Santiago condena el amor desordenado por las cosas materiales como adulterio espiritual. Dios quiere que le amemos primero y por encima de todo. Cuando amamos las cosas efímeras de este mundo, le estamos siendo infieles. La codicia es una forma de idolatría. Significa que deseamos intensamente lo que Dios no quiere que tengamos. Eso significa que hemos levantado ídolos en nuestros corazones. Valoramos las cosas materiales por encima de la voluntad de Dios. Por tanto, la codicia es idolatría, y la idolatría es infidelidad espiritual al Señor. El espíritu mundano es asimismo enemistad contra Dios. El mundo no significa el planeta sobre el que vivimos, ni el mundo de la naturaleza a nuestro alrededor. Es el sistema que el hombre ha edificado para sí mismo en su esfuerzo por dar satisfacción a la concupiscencia de los ojos, a la concupiscencia de la carne y a la soberbia de la vida. En este sistema no hay lugar para Dios ni para Su Hijo. Puede que se trate del mundo del arte, la cultura, la educación, la ciencia, incluso del de la religión. Pero se trata de una esfera en la que el nombre de Cristo es visto con desagrado, e incluso prohibido. excepto, naturalmente como una formalidad vacía. Es, en resumen, el mundo de la humanidad fuera de la esfera de la verdadera iglesia. Ser amigo de este sistema es ser enemigo de Dios. Fue este mundo el que crucificó al Señor de la vida y de la gloria. De hecho, fue el mundo religioso el que jugó el papel clave en darle muerte. ¡Cuán impensable que los creyentes quieran jamás andar junto con el mundo que dio muerte a su Salvador!
[Jamieson-Fausset]: 4: Los manuscritos más antiguos omiten “adúlteros y” y dicen sólo “adulteras”. Dios es el marido legítimo; los hombres del mundo son tenidos colectivamente como una adúltera, e individualmente como adúlteras. del mundo—en cuanto los hombres del mundo y sus motivos y hechos sean ajenos a Dios; por ejemplo, sus deleites egoístas (v. 3), “sus guerras y pleitos” codiciosos y ambiciosos (v. 1). enemistad—no meramente “enemistados”; un estado de enemistad misma. Comp. 1Jo_2:15, el que quisiere ser—El griego es enfático: “el que resuelve ser amigo del mundo”. Logre su propósito o no, si su deseo es de ser amigo del mundo, se constituye, llega a ser (así el griego), ipso facto, “enemigo de Dios”. Contrástese: “Abrahán el amigo de Dios.”
[Kadosh]: 4: La Escritura nos ordena a separarnos completamente de las cosas de mundo. El que ponga a ABBA YAHWEH a un lado por disfrutes temporales del mundo, odia a YAHWEH. Un Día se nos va a pedir cuentas de lo que hicimos con el tiempo que YAHWEH nos dio. ¿Podremos todos responder satisfactoriamente? En ese momento no hay excusas, todo está grabado, los que pierden tiempo en la TV, partidos deportivos, cines, fiestas paganas, viajando por internet buscando cosas que no son de YAHWEH, puros entretenimientos mundanos. ¡Hay muy poco tiempo! (Mat_13:22, Luc_4:5-6, Luc_14:33, Rom_12:2, 1Jn_2:15-17)
[San Jerónimo]: 4: se consti­tuye en enemigo de Dios: El estado de enemis­tad entre Dios y los hombres no es como el que se da en unas relaciones humanas ordinarias, porque la actitud permanente de amor por parte de Dios no se ve interrumpida por dicho estado.
[Antonio Fuentes]: 4: Porque «nadie puede servir a dos señores» (Mat_6:24). Y es que apegarse a los bienes de esta tierra o esclavizarse a los placeres mundanos supone una especie de adulterio espiritual, como dice aquí Santiago. Quien lo mantiene, vivirá alejado de Dios, como enemigo suyo, y será ocasión además de todo tipo de discordias.
[William Barclay]: 4: (…) Es en este sentido espiritual en el que el Nuevo Testamento habla de una generación adúltera (Mat_16:4 ; Mar_8:38 ). La alegoría pasó al pensamiento cristiano, en el que se presenta a la Iglesia como la esposa de Cristo (2Co_11:1 s; Efe_5:24-28 ; Apo_19:7; Apo_21:9).

Esta manera de hablar puede escandalizar a algunos oídos modernos; pero contiene una idea preciosa. Quiere decir que el desobedecer a Dios es como romper la promesa matrimonial; que todo pecado es un pecado contra el amor; que nuestra relación con Dios no es distante, como entre un rey y sus súbditos o un amo y sus esclavos, sino íntima como la de marido y mujer. Cuando pecamos quebrantamos el corazón de Dios, como se quebranta el corazón de un cónyuge por la deserción del otro.

Santiago nos dice en este pasaje que amar al mundo es enemistarse con Dios; y, por tanto, el que es muy amigo del mundo se coloca en la posición de enemigo de Dios. Es importante entender lo que quiere decir.

(i) Esto no se dice por desprecio al mundo; ni desde el punto de vista que considera la Tierra como un desierto inhóspito y que denigra el mundo natural. Un puritano estaba dando un paseo por el campo con un amigo. Este se fijó en una flor, muy hermosa que había al borde del camino, y se lo hizo notar a aquel; a lo que el puritano replicó: «He aprendido a no apreciar nada de lo que contiene este mundo perdido y pecador.» Eso no era lo que quería decir Santiago, que habría estado de acuerdo en que este mundo es creación de Dios; y, como Jesús, se habría complacido en su belleza.

(ii) Ya hemos visto que el Nuevo Testamento usa a menudo la palabra kósmos en el sentido de el mundo que está apartado de Dios. Hay dos pasajes en el Nuevo Testamento que ilustran lo que Santiago quiere decir. Pablo dice: «Porque el estar pendiente de las cosas que fascinan a nuestra naturaleza humana pecadora implica enemistad con Dios... Los que viven una vida exclusivamente mundana no pueden agradar a Dios» (Rom_8:7 s). Lo que quiere decir es que los que se empeñan en juzgarlo todo conforme a una escala de valores puramente humana están por necesidad en desacuerdo con Dios. Y el segundo pasaje es uno de los más impactantes epitafios sobre la vida cristiana que se encuentran en ninguna literatura: "Demas me ha desertado, porque está enamorado de este mundo» (2 Timoteo_4:10 ). Se refiere a la mundanalidad: si uno dedica totalmente su vida a las cosas materiales, está claro que no se la puede dedicar a Dios. En ese sentido, el que le dedica su vida a este mundo está enemistado con Dios.

(iii) El mejor comentario a este dicho es el de Jesús: " Nadie puede estar al servicio de dos amos» (Mat_6:24 ). Hay dos actitudes ante las cosas de este mundo y tiempo: podemos estar tan dominados por ellas que el mundo llega a ser nuestro amo; o podemos usarlas para servir a nuestros semejantes y prepararnos para la eternidad, en cuyo caso el mundo no es nuestro amo, sino nuestro servidor. Una persona puede, o servirse del mundo, o estar a su servicio. Usar el mundo para servir a Dios y a la humanidad es ser amigo de Dios, porque eso es lo que Dios quiere que hagamos. Pero dejarnos usar por un mundo dictador y tirano de la vida es estar en enemistad con Dios, porque eso es algo que Dios no quiere que sea el mundo.
[Wayne Partain]: 4: "Cualquiera, pues,... enemigo de Dios". La terminación de la palabra "cualquiera" enseña que ser amigo del mundo es el resultado de decisión intencional; es cosa de propósito, de voluntad. Es estado mental que logra expulsar a Dios del corazón. Para evitar tales pensamientos, hay que amar a Dios según dice Mat_22:37, y mantener la mira en las cosas de arriba (Col_3:2).
(Santiago 4:5) ¿O se figuran ustedes que la escritura dice en balde: “Es con tendencia hacia la envidia con lo que el espíritu que se ha domiciliado en nosotros sigue anhelando”?
(TLA)  ¿Acaso no creen que, como dice la Biblia, «Dios nos ama mucho»?
(iRV1960+)  1   ê G2228 T  ¿O  δοκετε2   dokeite G1380 VPAI2P  pensáis  τι3   hoti G3754 C  que  5   hê G3588 DNSF  la  γραφ6   graphê G1124 NNSF  Escritura  λέγει7   legei G3004 VPAI3S  dice    en  κενς4   kenôs G2761 B  vano:  τ11   to G3588 DNSN  El  πνεμα12   pneuma G4151 NNSN  Espíritu  13   ho G3739 RR-NSN  que    él    ha    hecho  κατκησεν14   katôkêsen G2730 VAAI3S  morar  ν15   en G1722 P  en  μν16   hêmin G2254 RP1DP  nosotros    nos  πιποθε10   epipothei G1971 VPAI3S  anhela  ‹  Ρρς8 φθόνον9 ›   Pros phthonon G4314 G5355 P NASM  celosamente?
(DHH L 1996*)  Por algo dice la Escritura: "Dios ama celosamente el espíritu que ha puesto dentro de nosotros."
Biblia de Nuestro Pueblo (BNP) Por algo dice la Escritura: Dios quiere celosamente a nuestro espíritu;
Biblia del Siglo de Oro (BSO)  ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: «El Espíritu que él ha hecho habitar en nosotros nos anhela celosamente»?
(NBE*)  ¿No les parece que por algo dice aquel texto de la Escritura: "Desea con envidia el espíritu que él metió en nosotros, pero la gracia que concede es mayor"?
“Tendencia hacia la envidia con loo que el espíritu”
(Génesis 8:21) Y Jehová empezó a oler un olor conducente a descanso, de modo que dijo Jehová en su corazón: “Nunca más invocaré el mal sobre el suelo a causa del hombre, porque la inclinación del corazón del hombre es mala desde su juventud; y nunca más asestaré un golpe a toda cosa viviente tal como he hecho.
[Bover-Cantera]: 4-5: El mundo es el rival de Dios, como la codicia es la antítesis de la caridad. Por esto el alma, esposa de Dios, si ama y codicia al mundo, se hace enemiga de Dios y suscita los celos de Dios. (Cf. Éxo_20:3-5; Gál_5:17.)
[William MacDonald]: 5: El versículo 5 es uno de los más difíciles en esta Epístola: ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho habitar en nosotros nos anhela celosamente? La primera dificultad es que Santiago parece estar citando del AT, pero que estas palabras no se encuentran en ninguna parte en el AT, ni siquiera en los libros apócrifos. Hay dos posibles explicaciones. Primero, aunque no se encuentran las palabras literales en el AT, Santiago puede haberlas citado como dando la enseñanza general de la Escritura. La segunda solución al problema la da la R.V. En la Versión Revisada inglesa el versículo se divide en dos preguntas: «¿O creéis que la Escritura habla en vano? ¿Anhela para envidia el espíritu que él hizo morar en nosotros?» Aquí, el pensamiento es que al condenar el espíritu mundano, la Biblia no habla en vano. La segunda dificultad principal del versículo 5 es el significado de la segunda parte del versículo. El problema reside en si el espíritu es el Espíritu Santo (como en la RVR77) o el espíritu de apasionados celos. Si es lo primero lo que se quiere comunicar, entonces el pensamiento es que el Espíritu Santo a quien Dios hizo morar en nosotros no origina la codicia y los celos que provocan las luchas; más bien, nos anhela con celo para que nos consagremos enteramente a Cristo. Si lo que se quiere significar es lo último, entonces el significado es que el espíritu que mora en nosotros, esto es, el espíritu de codicia y envidia, es la causa de toda nuestra infidelidad hacia Dios.
[Reina Valera]: 5: Referencia a un texto desconocido. El sentido más probable es que Dios tiene amor celoso por el ser humano (cf. Ex 20.5; Dt 4.24; Zac 8.2). Otra traducción menos probable es: "El espíritu [humano] que Dios puso dentro de nosotros tiene deseos envidiosos".
[De las Américas]: 5: El celosamente anhela. Dios es un Dios celoso; no quiere tener rivales y demanda lealtad a Él sólo (cp. Ex 20:5; 34:14).
[Recobro]: 5: Cuando Dios nos adquirió para que fuéramos Su esposa, Él puso Su Espíritu en nosotros para hacernos uno con El (1Co_6:19, 1Co_6:16-17). Él es un Dios celoso (Éxo_20:5), y Su Espíritu nos cela con celo de Dios (2Co_11:2), anhelando, deseando celosamente, que no hagamos amistad con Su enemigo y al mismo tiempo tratemos de amarle. Esta es la única vez que Jacobo menciona el Espíritu de Dios que mora en nosotros, y tuvo que ver con algo negativo, la abolición de la amistad del mundo, y no con algo positivo, la edificación del Cuerpo de Cristo.
5: O, hace Su hogar. El Espíritu que mora en nosotros hace Su hogar en nosotros a fin de poder ocupar todo nuestro ser para Dios (cfr. Efe_3:17), haciendo que nos entreguemos totalmente a nuestro Marido.
[Wayne Partain]: 5: "El Espíritu... anhela celosamente". Para mostrar lo dificultoso que es hacer la interpretación exacta de esta declaración, a continuación cito varias versiones:
a) Versión La Biblia de las Américas: ".... El celosamente anhela el espíritu que Él ha hecho morar en nosotros"? (Margen: O, "el espíritu que El ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente".)
b) Versión Hispanoamericana: ".... El Espíritu que él ha hecho habitar en nosotros nos ama hasta sentir celos"?
c) Versión Moderna: ".... que el Espíritu que Dios hizo habitar en nosotros, suspira por nosotros con celos envidiosos"?
d) Versión Ecuménica: ".... A la envidia tiende el espíritu que Dios puso en nosotros"?
e) Versión Valera de 1602: ".... El espíritu que mora en nosotros codicia para envidia."
f) Versión J. T. de la Cruz: (exactamente como la Versión Hispanoamericana).
g) Versión Popular: "El Espíritu que Dios ha hecho vivir en nosotros nos ama celosamente".
h) Versión Nuevo Mundo: "Es con tendencia hacia la envidia que el espíritu que se ha domiciliado en nosotros sigue anhelando"?
        
Los problemas consisten en:
1) Espíritu, o espíritu. Con mayúscula, se entiende el Espíritu Santo; con minúscula, el espíritu humano. Los manuscritos griegos o son de pura letra mayúscula, o de pura minúscula. Así es que no podemos decidir a base del manuscrito griego.
2) ¿Es pregunta, o es declaración? Algunas versiones traducen la frase en forma de pregunta; otras, en forma de declaración. Otra vez los manuscritos griegos no nos ayudan.
3) ¿Mora por sí mismo, o ha sido hecho morar?
4) ¿Es el espíritu, o el Espíritu, sujeto u objeto en esta frase? El manuscrito griego no nos ayuda en esto tampoco, porque la forma nominativa y la acusativa en este caso son iguales.
        
La interpretación de la frase depende de la Versión que uno siga. Hay varias interpretaciones, todas las cuales expresan verdades bíblicas. Las dos que yo considero más apegadas al punto del contexto son las siguientes:
a) "El espíritu que Dios hizo morar en nosotros, ¿anhela hasta codiciar?" La respuesta admitidamente seria que no debe hacerlo; no debe nuestro espíritu humano desear o codiciar las cosas de la mundanalidad. (De esto trataban los versículos anteriores).
b) "El Espíritu Santo, que Dios hizo morar en nosotros, anhela nuestra lealtad hasta el punto de ser un Espíritu celoso". ¿Cómo, pues, podemos como cristianos andar tras las cosas mundanas?
Si la interpretación (b) es la correcta, este versículo es otro de varios que afirma que el Espíritu Santo mora en el cristiano. No lo hace personal, inmediata ni literalmente, sino por la Palabra que él ha revelado. El Padre (2
Corintios 6:16; 1Jn_4:12) y el Hijo (Col_1:27; Efe_3:17) también moran en el cristiano, pero no personalmente. El Espíritu Santo no es la Palabra, pero no guía a nadie ¡aparte de ella!
(Santiago 4:6) Sin embargo, la bondad inmerecida que él da es mayor. Por eso se dice: “Dios se opone a los altivos, pero da bondad inmerecida a los humildes”.
(TLA)  En realidad, Dios nos trata con mucho más amor, como dice la Biblia: «Dios se opone a los orgullosos, pero brinda su ayuda a los humildes.»
(iRV1960+)  δ2   de G1161 C  Pero    él  δίδωσι3   didôsi G1325 VPAI3S  da  μείζονα1   meizona G3173 JASFC  mayor  χάριν4   charin G5485 NASF  gracia.  δι5   dio G1352 C  Por    esto  λέγει6   legei G3004 VPAI3S  dice:  ‹  7 Θες8 ›   HO Theos G3588 G2316 DNSM NNSM  Dios  ντιτάσσεται10   antitassetai G498 VPMI3S  resiste    a    los  περηφάνοις9   hyperêphanois G5244 JDPM  soberbios,  δ12   de G1161 C  y  δίδωσι13   didôsi G1325 VPAI3S  da  χάριν14   charin G5485 NASF  gracia    a    los  ταπεινος11   tapeinois G5011 JDPM  humildes.
El Código Real (ECR)  Pero Él da gracia mayor, por lo cual dice: "Di-os se mofa de los burladores, pero a los humildes les da Su benevolencia"
“Dios se opone a los altivos”
(Salmo 138:6) Porque Jehová es alto, y, no obstante, al humilde lo ve; pero al altanero lo conoce solo de distancia.
(Isaías 2:11) Los ojos altivos del hombre terrestre tienen que ser rebajados, y la altanería de los hombres tiene que inclinarse; y solo Jehová tiene que ser puesto en alto en aquel día.
“Bondad inmerecida a los humildes”
(Proverbios 3:34) Si se trata de burladores, él mismo escarnecerá; pero a los mansos mostrará favor.
(1 Pedro 5:5) De igual manera, ustedes, hombres de menos edad, estén en sujeción a los hombres de más edad. Pero todos ustedes cíñanse con humildad mental los unos para con los otros, porque Dios se opone a los altivos, pero da bondad inmerecida a los humildes.
[Diario Vivir]: 4-6: La cura para los malos deseos es la humildad (véanse Pro_16:18-19; 1Pe_5:5-6). El orgullo nos hace egocéntricos y nos lleva a pensar que tenemos derecho a todo lo que podemos ver, tocar o imaginar. Crea apetitos codiciosos de obtener más de lo que necesitamos. Podemos ser librados de nuestros deseos egocéntricos al humillarnos delante de Dios, tomando conciencia de que lo único que necesitamos es su aprobación. Cuando su Espíritu Santo nos llena, nos damos cuenta de que las atracciones seductoras del mundo son solo sustitutos baratos en comparación con lo que Dios nos ofrece.
[Prof. de Salamanca]: 6: El recuerdo de la gracia trae a la mente del autor sagrado un texto bíblico que habla de este don divino que Dios concede a los humildes: Dios resiste a los soberbios, pero a los humildes da la gracia (v.6b). La cita pertenece al libro de los Proverbios,Gen_3:34, aducida según la versión de los LXX. La gracia que Dios da a los humildes debe entenderse, en el texto de los Proverbios, de un favor divino que no es sólo espiritual, sino también temporal. Porque Dios maldice la casa de los malvados y bendice la de los justos. Pero Santiago entiende el texto en un sentido más profundo 21, más en conformidad con el Nuevo Testamento .
Los soberbios son los amadores del mundo, a los cuales niega su gracia y benevolencia y les prepara un castigo eterno. Los humildes representan aquellos que responden a la llamada divina, se someten totalmente a su voluntad y confían en El. A éstos les da su gracia, los llena de bienes como a amigos carísimos y les tiene reservada la bienaventuranza eterna.
[William MacDonald]: 6: Pero él da mayor gracia. En los primeros cinco versículos hemos podido ver cuán maligna puede ser la vieja naturaleza del creyente. Ahora aprendemos que no se nos deja para que hagamos frente a las codicias de la carne con nuestras propias fuerzas. Gracias a Dios, él da mayor gracia o fuerza siempre que sea necesaria (Heb_4:16). Él ha prometido: «… como tus días serán tus fuerzas» (Deu_33:25). Mayor gracia Él da, al agravarnos la carga, Si es duro el trabajo, Él da fuerza eficaz; Con cada aflicción Dios da misericordia, Y en todo conflicto es nuestra célica paz. Annie Johnson Flint Para demostrar que Dios da la gracia conforme es necesaria, Santiago cita Pro_3:34, pero aquí se añade el pensamiento de que esta gracia ha sido prometida a los humildes. Dios resiste a los soberbios, pero no puede resistir ante un espíritu quebrantado.
[Jamieson-Fausset]: 6: los soberbios—El griego en derivación significa que uno aparenta ser superior a sus semejantes, y así se levanta en contra de Dios. los humildes—que no son envidiosos ni codiciosos ni ambiciosos en cuanto a lo mundano.
[De las Américas]: 6: mayor gracia. A pesar de la rebelión y la infidelidad del hombre, la gracia de Dios siempre sobreabunda (Ro 5:20; 1 Ti 1:14).
[William Barclay]: 6: Pero la gracia tiene una característica constante: una persona no puede recibirla hasta que se da cuenta de que la necesita, y acude a Dios solicitando humildemente Su ayuda. Por tanto, siempre será verdad que Dios está en contra de los soberbios y da Su gracia pródigamente a los humildes: «Dios se opone a los soberbios, pero da gracia a los humildes.» Es una cita de Pro_3:34 ; y reaparece otra vez en 1Pe_5:5 .

¿Qué es este orgullo demoledor? La palabra griega es hyperéfanos, que quiere decir literalmente el que se coloca por encima de los demás. También los griegos aborrecían el orgullo. Teofrasto lo describía como "un cierto desprecio de todos los demás.» Teofilacto, autor cristiano, lo llamaba «la ciudadela y la cima de todos los males.» Lo más terrible es que se esconde en el corazón. Quiere decir altanería; pero el que la padece puede parecer de lo más humilde, cuando en realidad siente en el corazón un desprecio olímpico hacia todos sus semejantes. Se cierra a Dios por tres razones.

(i) Jamás reconoce su propia necesidad. Se admira a sí mismo hasta tal punto que no se reconoce ninguna necesidad.

(ii) Le encanta ser autosuficiente. No tiene obligaciones para con nadie, ni siquiera para con Dios.

(iii) No reconoce su propio pecado. Está tan ocupado pensando en su propia excelencia que no le queda tiempo para descubrirse ningún pecado del que, tenga que librarse. Un orgullo así no puede recibir ayuda, porque no sabe que la necesita, y por tanto no la busca ni acepta.

La humildad de que habla Santiago no consiste en rebajarse. Tiene dos características.

(i) Sabe que si una persona se enfrenta abiertamente con el diablo, este le dejará por cobarde. «El diablo -manifestaba Hermás- puede pelear con el cristiano, pero no le puede abatir.» Esta es una verdad que les encantaba a los cristianos, porque Pedro dice lo mismo (I Pedro 5:8s). El gran ejemplo y la gran inspiración es Jesús en Sus tentaciones. En ellas Jesús dejó bien claro que el diablo no es invencible; cuando se enfrenta con la Palabra de Dios, tiene que huir. El cristiano tiene la humildad de saber que tiene que pelear sus batallas con el tentador, no con su propio poder, sino con el poder de Dios.

(ii) Sabe que tiene el mayor privilegio, que es el acceso a Dios. Esto es algo imponente, porque el derecho de acceso a la presencia de Dios en el antiguo orden de cosas era una exclusiva de los sacerdotes (Exo_19:22 ). El ministerio del sacerdote le permitía acercarse a Dios para ayudar a los que estaban manchados de pecado (Eze_44:13 ). Pero por la obra de Jesucristo, cualquier creyente puede acercarse confiadamente al trono de Dios, seguro de que encontrará misericordia y gracia que le ayuden en el momento de la necesidad (Heb_4:16 ). Hubo un tiempo cuando sólo el sumo sacerdote podía entrar en el lugar santísimo; pero nosotros tenemos un Camino nuevo y vivo y una mejor esperanza que nos permite acercarnos a Dios (Heb_7:19 ).

Los cristianos debemos ser humildes; pero es una humildad que nos da un valor invencible y que sabe que el acceso a Dios está abierto hasta para el santo más tímido.
[Wayne Partain]: 6: (…)"Dios resiste... a los humildes". Véase Pro_3:34. Si el cristiano, haciendo amistad con el mundo, se involucra en sus placeres, Dios le resiste, pero si es humilde, negándose a sí mismo y procurando hacer la voluntad de Dios, Dios le ayuda con su favor (gracia), perdonándole sus culpas y prometiéndole la vida eterna (Mar_10:29-30). Cada uno escoge la reacción de Dios, y no hay estado neutral (Mat_12:30).
(Santiago 4:7) Sujétense, por lo tanto, a Dios; pero opónganse al Diablo, y él huirá de ustedes.
(TLA)  Por eso, obedezcan a Dios. Háganle frente al diablo, y él huirá de ustedes.
(iRV1960+)  ποτάγητε1   hypotagête G5293 VAPM2P  Someteos,  ον2   oun G3767 C  pues,    a  ‹  τ3 θε4 ›   tô theô G3588 G2316 DDSM NDSM  Dios;  ντίστητε5   antistête G436 VAAM2P  resistid  τ6   tô G3588 DDSM  al  διαβόλ7   diabolô G1228 JDSM  diablo,  κα8   kai G2532 C  y  φεύξεται9   pheuxetai G5343 VFMI3S  huirá  φʼ10   aph’G575 P  de  μν11   hymôn G5216 RP2GP  vosotros.
Kadosh Mesiánica (Kadosh)  Por lo tanto, sométanse a YAHWEH. Además, adopten una decisión en contra de ha satán, y él huirá de ustedes.
Nuevo Testamento Arcas Fernández (NT AF*)  Someteos, pues, a Dios y resistid al diablo, que no tendrá más remedio que huir.
“Sujétense”
(Romanos 10:3) pues, a causa de no conocer la justicia de Dios, pero de procurar establecer la suya propia, no se sujetaron a la justicia de Dios.
(Hebreos 12:9) Además, solíamos tener padres que eran de nuestra carne para disciplinarnos, y les mostrábamos respeto. ¿No hemos de sujetarnos mucho más al Padre de nuestra vida espiritual, y vivir?
“Opónganse” Lit.: “párense contra”.
“Al Diablo”
(Efesios 4:27) ni dejen lugar para el Diablo.
(Efesios 6:11) Pónganse la armadura completa que proviene de Dios para que puedan estar firmes contra las maquinaciones del Diablo;
“Él huirá de ustedes”
(Mateo 4:10) Entonces Jesús le dijo: “¡Vete, Satanás! Porque está escrito: ‘Es a Jehová tu Dios a quien tienes que adorar, y es solo a él a quien tienes que rendir servicio sagrado’”.
(Mateo 4:11) Entonces el Diablo lo dejó, y, ¡mire!, vinieron ángeles y se pusieron a ministrarle.
(Lucas 4:13) De modo que el Diablo, habiendo concluido toda la tentación, se retiró de él hasta otro tiempo conveniente.
[Dic. Strong]: “Someteos” G5293 ποτάσσω jupotásso
de G5259 y G5021; subordinar; reflexivamente obedecer: bajo, sometido, sujeto, sumiso.
[Dic. Strong]: “Resistid” G436 νθίστημι andsístemi
de G473 y G2476; pararse en contra, i.e. oponerse: oponer, resistir, contradecir.
[Diario Vivir]: 7: Aunque Dios y Satanás están en guerra, no tenemos que esperar hasta el final para ver quién ganará. Dios ya venció a Satanás (Rev_12:10-12), y cuando Cristo vuelva, Satanás y todos sus aliados serán eliminados para siempre (Rev_20:10-15). Sin embargo, Satanás está aquí ahora, y procura convertirnos a su maligna causa. Con el poder del Espíritu Santo en nuestra vida, podemos resistir a Satanás, y él huirá de nosotros.
[Prof. de Salamanca]: 7: Para conseguir esa gracia superabundante hemos de humillarnos delante de Dios, someternos a su santa voluntad, y de este modo venceremos al diablo (v.7). Santiago no dice explícitamente con qué armas hemos de vencer al diablo, porque esto lo suponía bien sabido de los cristianos, a los cuales se dirige. Al diablo se le debe vencer con el escudo de la fe y con la práctica de la humildad y demás virtudes cristianas. El diablo no tiene poder sobre nosotros sino en la medida en que nosotros se lo permitamos. Si obramos bien y estamos sometidos a Dios, no podrá hacer nada contra nosotros y huirá. A este propósito dice muy bien Hermas: “No temáis al diablo. El diablo no puede otra cosa que causar miedo, pero es un miedo vano. No temáis, y huirá lejos de vosotros. No puede dominar a los siervos de Dios, que ponen toda su esperanza en Dios. Puede combatir, pero no vencer. Si, pues, vosotros le resistís, huirá lejos de vosotros confundido.”
[William MacDonald]: 7: En los vv. 7-10, encontramos seis pasos que seguir cuando hay un verdadero arrepentimiento. Santiago ha estado clamando contra los pecados de los santos. Sus palabras han traspasado nuestros corazones como dardos de convicción. Han caído como centellas procedentes del trono de Dios. Nos damos cuenta de que Dios nos ha estado hablando a nosotros mismos. Nuestros corazones se han doblado bajo la influencia de Su palabra. Pero ahora la cuestión es: «¿Qué haremos?». Lo primero que debemos hacer es someternos a Dios. Esto significa que debemos sujetarnos a Él, listos para escucharle y obedecerle. Hemos de ser tiernos y contritos, no orgullosos y duros de cerviz. Asimismo hemos de resistir al diablo. Lo hacemos cerrando nuestros oídos y corazones a sus sugerencias y tentaciones. Lo hacemos también empleando las Escrituras como la Espada del Espíritu para repelerle. Si le resistimos, huirá de nosotros.
[Recobro]: 7: Ser orgulloso ante Dios es aliarse con el enemigo de Dios, el diablo; ser humilde ante Dios, es decir, someterse a Dios, es resistir o estar en contra del diablo. Esta es la mejor estrategia para luchar contra el enemigo de Dios, la cual siempre le hace huir de nosotros.
7: La carne a la cual alude el v. 1, el mundo mencionado en el v.4, y el diablo aquí mencionado, son los tres mayores enemigos de los creyentes. Están relacionados entre sí: la carne está contra el Espíritu (Gál_5:17), el mundo está contra Dios (1Jn_2:15), y el diablo está contra Cristo (1Jn_3:8) . La carne se complace en los placeres amando al mundo, y el mundo usurpa nuestro ser para el diablo. Esto aniquila en nosotros el propósito eterno de Dios.
[Wayne Partain]: 7: "Someteos, pues, a Dios". La conclusión del versículo 7 se basa en la verdad del 6; por eso dice Santiago, "pues". Nadie puede ganar a Dios. Si él resiste al mundo y ayuda al humilde, conviene que uno se someta a su voluntad. ("Resistir" y "someterse" en el griego son términos militares).
En el texto griego el verbo "resistir" (versículo 6) y el verbo "someterse" (versículo 7) vienen de la misma raíz. Resistir significa literalmente ponerse en contra, mientras que someterse significa ponerse bajo. Dios se pone en contra del soberbio; por eso conviene que uno se ponga bajo la voluntad de Dios, y así recibirá su favor. Santiago emplea el imperativo, en tiempo aoristo, que significa decidir hacerlo (someterse) de una vez y para siempre; ¡hacerlo y quedarse así!
"Resistid... de vosotros". El verbo "resistir" en este versículo es diferente del verbo en el versículo 6, pero tiene significado muy semejante (pararse en contra). También es término militar. El cristiano verdadero reconoce que el diablo es su enemigo mortal (Apo_12:9; Apo_12:11, engañador, acusador; Jua_14:30; 2Co_2:11; Efe_6:11-12; Efe_6:16; 1Pe_5:8), y por eso se para en contra de él para la pelea (Efe_4:14; Efe_6:12; 1Ti_1:18; 2Ti_2:3-4). Seguramente no busca amistad (versículo 4) con él. ¡Le pone resistencia! Véase 1Pe_5:9, donde aparece el mismo verbo.
Para el cristiano fiel (que resiste al diablo y a sus tentaciones y seducciones), el diablo está atado (Apo_20:2-3); huye del cristiano. El cristiano fiel le vence (1Jn_2:13-14; 1Jn_5:4). Dios le da la salida para la tentación (1Co_10:13); le guarda por la fe del cristiano (1Pe_1:5; Jud_1:24).
(Santiago 4:8) Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. Límpiense las manos, pecadores, y purifiquen su corazón, indecisos.
(TLA)  Háganse amigos de Dios, y él se hará amigo de ustedes. ¡Pecadores, dejen de hacer el mal! Los que quieren amar a Dios, pero también quieren pecar, deben tomar una decisión: o Dios, o el mundo de pecado.
(iRV1960+)  γγίσατε1   engisate G1448 VAAM2P  Acercaos    a  ‹  τ2 θε3 ›   tô theô G3588 G2316 DDSM NDSM  Dios,  κα4   kai G2532 C  y    él    se  γγιε5   engiei G1448 VFAI3S  acercará    a  μν6   hymin G5213 RP2DP  vosotros.  μαρτωλοί9   hamartôloi G268 JVPM  Pecadores,  καθαρίσατε7   katharisate G2511 VAAM2P  limpiad    las  χερας8   cheiras G5495 NAPF  manos;  κα10   kai G2532 C  y    vosotros    los    de  δίψυχοι13   dipsychoi G1374 JVPM  doble    ánimo,  γνίσατε11   hagnisate G48 VAAM2P  purificad    vuestros  καρδίας12   kardias G2588 NAPF  corazones.
(DHH L 1996*)  Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Límpiense las manos, pecadores! ¡Purifiquen sus corazones, ustedes que quieren amar a Dios y al mundo a la vez!
(PDT)  "Acérquense a Dios y él se acercará a ustedes. Quiten el pecado de su vida, pecadores. Concentren su mente en Dios, ustedes que quieren seguir a Dios y al mundo."
(Kadosh)  Acérquense a YAHWEH y Él se acercará a ustedes. Limpien sus manos, pecadores; y purifiquen sus corazones, ¡ustedes los de doble ánimo!
(NTV)  Acérquense a Dios, y Dios se acercará a ustedes. Lávense las manos, pecadores; purifiquen su corazón, porque su lealtad está dividida entre Dios y el mundo.
“Él se acercará a ustedes”
(Isaías 44:22) Ciertamente borraré tus transgresiones tal como con una nube, y tus pecados tal como con una masa de nube. Vuelve a mí, sí, porque yo ciertamente te recompraré.
(Isaías 55:6) Busquen a Jehová mientras pueda ser hallado. Clamen a él mientras resulte estar cerca.
“Límpiense las manos, pecadores”
(Isaías 1:6) Desde la planta del pie hasta la cabeza misma no hay en él lugar sano. Heridas y magulladuras y contusiones frescas... no han sido exprimidas ni vendadas, ni ha habido ablandamiento con aceite.
“Purifiquen su corazón”
(1 Juan 3:3) Y todo el que tiene esta esperanza puesta en él se purifica a sí mismo así como ese es puro.
“Indecisos” Lit.: “de alma doble”.
[Dic. Strong]: “Acercaos” G1448 νγίζω engizo
de G1451; acercar, i.e. (reflexivamente) acercarse, estar cerca: próximo, (a) punto, acercar, llegar (cerca).
[Plenitud]: 8: Una persona de doble ánimo intenta aferrarse a Dios y al mundo al mismo tiempo (véase la nota a 1.8).
[Prof. de Salamanca]: 8: Dios se acercara a nosotros (v.8) mediante sus favores y sus especiales auxilios, a fin de socorrernos en los momentos de peligro. Pero, si queremos que Dios esté a nuestro lado, hemos de esforzarnos por purificar nuestras acciones — lavaos las manos — y por purgar nuestros afectos internos — vuestros corazones —, obrando con recta intención, y entonces desaparecerá la duplicidad del alma pecadora. El autor sagrado se  refiere  a la purgación del alma de todas las manchas contraídas por la amistad con el mundo y a la total renuncia al espíritu mundano.
[William MacDonald]: 8: Luego, debemos acercarnos a Dios. Debemos hacerlo por oración. Debemos acudir a Él con una oración importuna, creyente, diciéndole todo lo que tenemos en nuestros corazones. Al acercarnos así a Él, veremos que Él se acercará a nosotros. Nosotros pensábamos que Él estaría lejos de nosotros a causa de nuestra carnalidad y mundanalidad, pero cuando nos acercamos a Él, nos perdona y nos restaura. El cuarto paso es: Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Las manos hablan de nuestras acciones, y los corazones representan nuestros motivos y deseos. Nos limpiamos las manos y purificamos nuestros corazones por medio de la confesión y del abandono de nuestros pecados, tanto los externos como los internos. Como pecadores, necesitamos confesar las malas acciones; como personas de doble ánimo, tenemos que confesar nuestros motivos mezclados.
[De las Américas]: 8: limpiad vuestras manos. Simboliza un cambio de conducta conforme a la voluntad de Dios.
purificad vuestros corazones. Este es un llamado a la pureza en los pensamientos y motivos, y a quitar todo aquello que estorba la relación con Dios.
[Ryrie]: 8: de doble ánimo. Véase nota en Stg_1:8. La mundanalidad es básicamente una lealtad dividida.
[William Barclay]: 8: Dirige su exhortación a los pecadores. La palabra que usa es hamartólos, que quiere decir el pecador empedernido, aquel cuyo pecado es obvio y notorio. Suidas define hamartóloi (plural) como «los que escogen vivir en compañía con la desobediencia a la ley, y que aman una vida corrupta.» De los tales, Santiago demanda una reforma moral que abarque tanto su conducta exterior como sus deseos íntimos. Les exige tanto manos limpias como corazones puros (Sal_24:4 ).

La frase limpiaos las manos no quería decir en un principio más que la purificación ceremonial, el lavado ritual de manos con agua que hacía ser a una persona apta ceremonialmente para participar del culto. Los sacerdotes se tenían que lavar y bañar antes de entrar de servicio (Exo_30:19-21 ; Lev_16:4 ). Los judíos ortodoxos tenían que lavarse las manos ritualmente antes de comer (Mar_7:3 ). Pero se llegó a comprender que Dios requería mucho más que ese lavado exterior; así es que la frase llegó a significar la pureza moral. «Lavaré en inocencia mis manos,» dice el salmista (Sal_26:6 ). Isaías demandaba: «Lavaos y limpiaos,» lo que equivalía a «dejad de hacer lo malo» (Isa_1:16 ). En la carta a Timoteo se insiste en que las manos que se eleven a Dios en oración estén limpias (1 Timoteo_2:8 ). Al acabar la Guerra Civil española se decía que no tenían nada que temer los que no tuvieran las manos manchadas de sangre. Estaba claro que no se había de entender esa expresión literalmente. Así, la historia de la frase muestra una concienciación progresiva de lo que Dios demanda. Se empezó pensando en términos de una ablución externa y ritual, y se acabó por ver que la demanda de Dios era moral, y no meramente ritual.

El mensaje bíblico exige una limpieza cuádruple. (a) Una limpieza de labios (Isaías 6: Ss). (b) Una limpieza de manos (Sal_24:4 ). (c) Una limpieza de corazón (Sal_73:13 ). (d) Una limpieza de mente (Stg_4:8 ). Es decir: que las exigencias éticas de la Biblia agrupan la purificación de las palabras, las obras, las emociones y los pensamientos. La persona tiene que ser limpia interior y exteriormente, porque sólo los limpios de corazón verán a Dios (Mat_5:8 ).
[Wayne Partain]: 8: "Acercaos... a vosotros". La frase "acercarse a Dios" se emplea en las Escrituras principalmente en el sentido de adorar a Dios. En el Antiguo Testamento, véanse Éxo_19:22; Lev_10:3; Jer_30:21; en el Nuevo Testamento, Heb_4:16 (en oración); 7:19; 10:22; Jua_6:37. Como en el versículo anterior, Santiago emplea el imperativo que significa hacerlo decisivamente.
(Santiago 4:9) Dense a la desdicha, y laméntense, y lloren. Que su risa se torne en lamento, y [su] gozo en desaliento.
(TLA)  Pónganse tristes y lloren de dolor. Dejen de reír y pónganse a llorar, para que Dios vea su arrepentimiento.
(iRV1960+)  ταλαιπωρήσατε1   talaipôrêsate G5003 VAAM2P  Afligíos,  κα2   kai G2532 C  y  πενθήσατε3   penthêsate G3996 VAAM2P  lamentad,  κα4   kai G2532 C  y  κλαύσατε5   klausate G2799 VAAM2P  llorad.  μν8   hymôn G5216 RP2GP  Vuestra  ‹  6 γέλως7 ›   ho gelôs G3588 G1071 DNSM NNSM  risa    se  μεταστραφήτω11   metastraphêtô G3344 VAPM3S  convierta  ες9   eis G1519 P  en  πένθος10   penthos G3997 NASN  lloro,  κα12   kai G2532 C  y  13   hê G3588 DNSF  vuestro  χαρ14   chara G5479 NNSF  gozo  ες15   eis G1519 P  en  κατήφειαν16   katêpheian G2726 NASF  tristeza.
Biblia Latinoamericana (BLA*)  Reconozcan su miseria, laméntenla y lloren. Lo que les conviene es llanto y no risa, tristeza y no alegría.
(NTV)  Derramen lágrimas por lo que han hecho. Que haya lamento y profundo dolor. Que haya llanto en lugar de risa y tristeza en lugar de alegría.
“Lloren”
(Joel 2:12) “Y ahora también —la expresión de Jehová es— vuelvan a mí con todo su corazón, y con ayuno y con lloro y con plañido.
“Su gozo en desaliento”
(Lucas 6:25) ”¡Ay de ustedes los que están saciados ahora, porque padecerán hambre! ”¡Ay, ustedes que ríen ahora, porque se lamentarán y llorarán!
[Dic. Strong]: “Afligíos” G5003 ταλαιπωρέω talaiporéo
de G5005; ser miserable, i.e. darse cuenta de la miseria propia de uno: afligir.
[Roberto Hanna]: 9: T76 Los imperativos de aoristo que se encuentran en los vv. 9 y sigs. deben traducirse: comiencen a afligirse y a lamentar y llorar … comiencen a humillarse  (comp. BD337[1]).
[William MacDonald]: 9: La confesión debería ir acompañada de un profundo dolor por el pecado. Afligíos, y lamentad, y llorad. Que vuestra risa se convierta en llanto, y vuestro gozo en tristeza. Cuando Dios nos visita con convicción de pecado, no es momento de frivolidades. Más bien es momento de postrarnos delante de Él y de lamentarnos por nuestra pecaminosidad, impotencia, frialdad y esterilidad. Deberíamos humillarnos y llorar por nuestro materialismo, secularismo y formalismo. Tanto en lo interior como en lo exterior deberíamos manifestar el fruto de un piadoso arrepentimiento.
[William Barclay]: 9: Exige tres cosas.
(i) Exhorta a lo que él llama la aflicción. El verbo griego es talaipórein, que puede describir -como cuando lo utiliza Tucídides- la experiencia de un ejército al que se le han terminado los víveres y que no se puede abrigar de las inclemencias del tiempo. Lo que Santiago demanda es una abstinencia voluntaria de lujos innecesarios y comodidades blandengues. Está hablando con personas que están enamoradas del mundo; y les está exhortando a que no hagan del lujo y de la comodidad su baremo para juzgar la vida. Es la disciplina lo que produce al intelectual; es el entrenamiento riguroso lo que produce al atleta, y es la abstinencia sabia la que produce al cristiano que sabe usar el mundo sin dejarse usar por el mundo.

(ii) Exhorta a que hagan duelo, que su risa se les convierta en aflicción, y que su alegría deje paso a la tristeza. Aquí, repetimos, Santiago está describiendo el primer paso de la vida cristiana, que se da cuando uno se encuentra cara a cara con su propio pecado y con Dios.

Esa es una experiencia amedrentadora. Cuando Wesley estaba predicando a los mineros de Kingswood, se sintieron movidos por tal aflicción que las lágrimas hacían canalillos al correr por sus rostros mugrientos.

Pero eso no es el fin, ni mucho menos, de la vida cristiana. Del terrible dolor de la conciencia de pecado se pasa al gozo exuberante del perdón de los pecados. Pero para pasar al segundo paso hay que dar el primero. Santiago exige a sus oidores o lectores autosuficientes, amadores del lujo y despreocupados, que se enfrenten con sus pecados, y se avergüencen y conduelan y amedrenten; porque sólo entonces podrán alcanzar la gracia y pasar a un gozo que satisface mucho más plenamente que los placeres mundanos.

(iii) Exhorta al llanto. Tal vez no sea exagerado decir que Santiago puede estar pensando en lágrimas de misericordia. Hasta ese momento estos enamorados del lujo habían vivido egoístamente, insensibles a lo que un poeta llamaba «la lluvia de lágrimas del mundo.» Santiago insiste en que los dolores y las necesidades de los demás deben atravesar la armadura de la comodidad y el placer propios. No somos cristianos hasta que percibimos el grito angustioso de la humanidad por la que Cristo murió.

Así pues, con palabras especialmente escogidas para despertar a los indiferentes de su profundo sueño, Santiago exhorta a que sus oyentes o lectores sustituyan el exceso del lujo por la disciplina de la abstinencia; a que reconozcan sus pecados y hagan duelo por ellos, y a que se identifiquen con el dolor del mundo y lloren por él.
[Wayne Partain]: 9: "vuestra risa... en tristeza". Su risa (derivada de los placeres mundanos, versículo 1; Heb_11:25) debe ser cambiada por la contrición. Como su risa era expresión exterior, su gozo era expresión interior. El verdadero arrepentimiento ni alza los ojos al cielo (Luc_18:13). Compárese Jer_16:9. El que no se arrepiente, después cuando ya sea tarde, llorará por su estado perdido eterno (Luc_6:25).
Ahora, este pasaje no trata la cuestión del estado mental del cristiano obediente. La Escritura no enseña que el cristiano debe ser persona triste y libre de risa y gozo (como el ascético). Véanse 5:13; Flp_2:18; Flp_4:1; Flp_4:4; Job_8:20-21. En este versículo Santiago trata la cuestión del cristiano mundano, y de su necesidad del arrepentimiento genuino.
(Santiago 4:10) Humíllense a los ojos de Jehová, y él los ensalzará.
(TLA)  Sean humildes delante del Señor, y él los premiará.
(iRV1960+)  ταπεινώθητε1   tapeinôthête G5013 VAPM2P  Humillaos  νώπιον2   enôpion G1799 B  delante    del  ‹  το3 Κυρίου4 ›   tou Kyriou G3588 G2962 DGSM NGSM  Señor,  κα5   kai G2532 C  y  6  él  μς7   hymas G5209 RP2AP  os  ψώσει6   hypsôsei G5312 VFAI3S  exaltará.
(PDT)  Humíllense ante el Señor y él les dará honra.
(NTV)  Humíllense delante del Señor, y él los levantará con honor.
“Humíllense a los ojos de Jehová”
(2 Crónicas 7:14) y mi pueblo sobre el cual mi nombre ha sido llamado se humilla y ora y busca mi rostro y se vuelve de sus malos caminos, entonces yo mismo oiré desde los cielos y perdonaré su pecado y sanaré su tierra.
(2 Crónicas 33:13) Y siguió orando a Él, de modo que Él se dejó rogar por él y oyó su petición de favor y lo restauró en Jerusalén a su gobernación real; y Manasés llegó a saber que Jehová es el Dios [verdadero].
(Salmo 34:15) Los ojos de Jehová están hacia los justos, y sus oídos están hacia su clamor por ayuda.
(1 Pedro 3:12) Porque [los] ojos de Jehová están sobre los justos, y sus oídos están hacia su ruego; pero [el] rostro de Jehová está contra los que hacen cosas malas”.
“Él los ensalzará”
(Proverbios 29:23) La mismísima altivez del hombre terrestre lo humillará, pero el que es humilde de espíritu se asirá de la gloria.
(Mateo 23:12) El que se ensalce será humillado, y el que se humille será ensalzado.
[Dic. Strong]: “Humillaos” G5013 ταπεινόω tapeinóo
de G5011; deprimir; figurativamente de humillar (en condición o corazón): allanar, bajar, humildemente, humillar.
[Diario Vivir]: 7-10: ¿Cómo puede acercarse a Dios? Santiago nos da cinco maneras: (1) Sométanse a Dios (4.7). Ríndase a su autoridad y voluntad, y entregue su vida a Él y a su control, y esté deseoso de seguirlo. (2) Resista al diablo (4.7). No permita que Satanás lo seduzca y tiente. (3) Limpiad las manos... purificad vuestros corazones (es decir, lleve una vida pura) (4.8). Límpiese del pecado; sustituya sus deseos de pecar por los deseos de experimentar la pureza de Dios. (4) Afligíos, y lamentad, y llorad con sincero pesar por sus pecados (4.9). No tenga temor de expresar profunda tristeza de corazón por lo que usted ha hecho. (5) Humillaos delante del Señor, y Él lo pondrá en alto (4.10; 1Pe_5:6).
10: Humillarnos significa reconocer que nuestro valor viene solo de Dios. Ser humilde implica el actuar con su poder de acuerdo con su guía, no con nuestros propios esfuerzos. Aunque no merecemos su favor, Él nos ama y nos da valor y dignidad a pesar de nuestros defectos humanos.
[De las Américas]: 7-10: En estos vers. hay diez verbos en forma imperativa (someteos, resistid, vers. 7; acercaos, limpiad, purificad, vers. 8; afligíos, lamentad, llorad, que…se torne, vers. 9; humillaos, vers. 10). El primero y el último mandato son claves: “someterse” indica ponerse bajo la autoridad del Dios, y “humillarse” es ceder la voluntad a Él. Estos imperativos piden una respuesta inmediata.
[Ryrie]: 7-10: En estos versículos, hay 10 verbos, todos de mandato, en un tiempo (aoristo) que indica la necesidad de romper decisiva y urgentemente con la vida anterior.
[Prof. de Salamanca]: 10: En lugar de gozar orgullosamente de la vida, han de humillarse delante del Señor, y El los ensalzará (v.10). El Señor se complace en habitar con el humilde. El tema de la exaltación del humilde se encuentra frecuentemente en la Biblia. En nuestro pasaje se trata de una exaltación espiritual y moral, con la perspectiva del premio en la vida futura. De esta exaltación había hablado ya nuestro Señor en el Evangelio. Se trata de la exaltación que supone el ser hijo de Dios, participante de la vida de la gracia y heredero de la vida eterna.
[William MacDonald]: 10: Finalmente, deberíamos humillarnos delante del Señor. Si tomamos con honradez nuestro puesto en el polvo a Sus pies, Él nos exaltará a su debido tiempo. Así, pues, es como deberíamos responder cuando el Señor nos expone a nosotros mismos. Pero demasiadas veces no es éste el caso. A veces, por ejemplo, estamos en una reunión y Dios nos habla fuerte al corazón. Somos movidos por el momento, y llenos de buenas resoluciones. Pero cuando termina la reunión, la gente se dedica a una conversación animada y trivial. Toda la atmósfera del servicio queda dispersada, se disipa el poder, y queda apagado el Espíritu de Dios.
[William Barclay]: 10: Santiago concluye esta exhortación con una llamada a la humildad que es conforme a la piedad. Por toda la Biblia fluye la convicción de que los humildes son los únicos que pueden experimentar las bendiciones de Dios. Dios quiere salvar a los humildes (Job_22:29 ). El orgullo de una persona la degrada; pero el honor ensalza a los humildes de espíritu (Pro_29:23 ). Dios habita en la altura, pero también con el humilde y contrito de espíritu (Isa_57:15 ). Los que tienen temor de Dios humillarán sus almas en Su presencia, y cuanto más grande sea una persona tanto más debe humillarse si quiere hallar gracia a los ojos de Dios (Eco_2:17; Eco_3:17). Jesús mismo declaró en diversas ocasiones que es el que se humilla el que será exaltado (Mat_23:12 ; Luc_14:11 ).

Para buscar la dirección de Dios, una persona se tiene que dar cuenta de su propia ignorancia. Solamente cuando uno se da cuenta de su pobreza en las cosas que más importan estará dispuesto a pedir las riquezas de la gracia de Dios. Solamente cuando una persona es consciente de su propia debilidad en las cosas necesarias acudirá a proveerse de la fuerza de Dios. Sólo cuando uno reconoce su pecado reconocerá también su necesidad de un Salvador y del perdón de Dios.

En la vida hay un pecado que se puede considerar la base de todos los demás; y es olvidar que somos criaturas, y que Dios es el Creador. Cuando una persona se da cuenta de su esencial criaturidad, se da cuenta de su indefensión radical, y acude a la fuente de la que puede satisfacer su necesidad.

Tal dependencia genera la única independencia real; porque es entonces cuando la persona se enfrenta con la vida, no dependiendo de sus propias fuerzas, sino de las de Dios, y obtiene la victoria. Mientras una persona se considere independiente de Dios, está expuesta a sufrir el colapso final y la derrota definitiva.
CONCLUSIONES:

El "Estudio":
[2](Santiago 4:8) Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. Límpiense las manos, pecadores, y purifiquen su corazón, indecisos. [Ver “Contexto”]
(Juan 7:28, 29) Por lo tanto, Jesús clamó mientras enseñaba en el templo, y dijo: “Ustedes me conocen, y también saben de dónde soy. Además, yo no he venido por mi propia iniciativa, pero el que me ha enviado es real, y ustedes no lo conocen. 29 Yo lo conozco, porque soy representante de parte de él, y Aquel me ha enviado”.
[3](Salmo 142:2) Delante de él seguí derramando mi preocupación; delante de él continué informando acerca de mi propia angustia,
(TLA)  Cuando me siento deprimido, a ti te hago saber lo que me angustia. Tú sabes cómo me comporto. Hay algunos que a mi paso me tienden una trampa.
Palabra de Dios para Todos (PDT)  A él le cuento todos mis problemas y dificultades.
“Derramando mi preocupación”
(Mateo 26:39) Y yendo un poco más adelante, cayó sobre su rostro, orando y diciendo: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa. Sin embargo, no como yo quiero, sino como tú quieres”.
“Informando acerca de mi propia angustia”
(Salmo 18:6) En mi angustia seguí invocando a Jehová, y a mi Dios seguí clamando por ayuda. Desde su templo él procedió a oír mi voz, y mi propio clamor ante él por ayuda ahora entró en sus oídos.
(Jonás 2:7) Cuando mi alma se desmayaba dentro de mí, Jehová fue Aquel a quien recordé. Entonces mi oración llegó a ti, en tu santo templo.
(Marcos 15:34) Y a la hora nona Jesús clamó con voz fuerte: “É·li, É·li, ¿lá·ma sa·baj·thá·ni?”, que, traducido, significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”.
(Hebreos 5:7) En los días de su carne [Cristo] ofreció ruegos y también peticiones a Aquel que podía salvarlo de la muerte, con fuertes clamores y lágrimas, y fue oído favorablemente por su temor piadoso.
(Isaías 30:20) Y Jehová ciertamente les dará a ustedes pan en la forma de angustia y agua en la forma de opresión; no obstante, tu Magnífico Instructor ya no se esconderá, y tus ojos tienen que llegar a ser [ojos] que vean a tu Magnífico Instructor.
(TLA)  Y si acaso les envía algún sufrimiento, ya no se quedará escondido. Dios es su maestro, y ustedes lo verán con sus propios ojos.
(iRV1960+)  וְ1   Cc  Bien  • que  ‹  לָ3  כֶם4 ›   PL, RBPM2  os  נָתַן2   H5414:VqAfSM3  dará  • el  אֲדֹנָ5   H136:NCcPMS  Señor  י6   RBSC1      לֶחֶם7   H3899:NCcSMC  pan    de  צָר8   H6862:NCcSMN  congoja  וּ9   CC  y  מַיִם10   H4325:NCcDMN  agua    de  לָחַץ11   H3905:NCJSMP  angustia,  • con  • todo,  וְ12   CC      ךָ17   RBSM2  tus  מֹורֶי16   H3384:VhAtPM-S  maestros  לֹא13   H3808:ANN  nunca  עֹוד15   H5750:AsT  más  • te    serán  יִכָּנֵף14   H3670:VnPMSM3  quitados,  וְ18   Cc  sino  • que  הָיוּ19   H1961:VqAfPC3      ךָ21   RBSM2  tus  עֵינֶי20   H5869:NCcDFS  ojos  רֹאֹות22   H7200:VqAvPF-N  verán  אֶת23   H853:PA  a  ךָ25   RBSM2  tus  מֹורֶי24   H3384:VhAtPM-S  maestros.
Nueva Traducción Viviente (NTV)  Aunque el Señor te dio a comer adversidad y a beber sufrimiento, él seguirá contigo a fin de enseñarte; verás a tu maestro con tus propios ojos.
(Isaías 30:21) Y tus propios oídos oirán una palabra detrás de ti que diga: “Este es el camino. Anden en él”, en caso de que ustedes se fueran a la derecha o en caso de que se fueran a la izquierda.
(TLA)  »Si acaso dejan de adorarlo, oirán una voz que les dirá: “No hagan eso, porque eso no me agrada. Adórenme sólo a mí”.
Dios Habla Hoy (DHH L 1996*)  y si te desvías a la derecha o a la izquierda, oirás una voz detrás de ti, que te dirá: "Por aquí es el camino, vayan por aquí."
“Este es el camino”
(Salmo 25:8) Bueno y recto es Jehová. Por eso él instruye a los pecadores en el camino.
“O en caso que se fueran a la izquierda”
(Deuteronomio 5:32) Y ustedes tienen que poner cuidado en hacer justamente como les ha mandado Jehová su Dios. No deben apartarse a la derecha ni a la izquierda.
(Josué 1:7) ”Sólo sé animoso y muy fuerte para que cuides de hacer conforme a toda la ley que Moisés mi siervo te mandó. No te desvíes de ella a la derecha ni a la izquierda, para que actúes sabiamente adondequiera que vayas.
[Personal]: Si Jehová nos guía en nuestra vida no existirán los fracasos, todo lo que hagamos tendrá buenos resultados.
[4](Hebreos 4:12) Porque la palabra de Dios es viva, y ejerce poder, y es más aguda que toda espada de dos filos, y penetra hasta dividir entre alma y espíritu, y entre coyunturas y [su] tuétano, y puede discernir pensamientos e intenciones de[l] corazón.
(Santiago 1:23-25) Porque si alguno es oidor de la palabra, y no hacedor, este es semejante al hombre que mira su rostro natural en un espejo. 24 Pues se mira, y allá se va e inmediatamente olvida qué clase de hombre es. 25 Pero el que mira con cuidado en la ley perfecta que pertenece a la libertad, y persiste en [ella], este, por cuanto se ha hecho, no un oidor olvidadizo, sino un hacedor de la obra, será feliz al hacer[la].
[5](Mateo 6:19, 20) ”Dejen de acumular para sí tesoros sobre la tierra, donde la polilla y el moho consumen, y donde ladrones entran por fuerza y hurtan. 20 Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni polilla ni moho consumen, y donde ladrones no entran por fuerza y hurtan.
[6](1 Corintios 8:3) Pero si alguien ama a Dios, este es conocido por él.
(TLA)  Pero Dios reconoce a todo aquel que lo ama.
(PDT)  "Pero si alguien ama a Dios, Dios lo conoce a él."
Reina Valera Contemporánea (RVC) pero si alguno ama a Dios, es porque Dios ya lo conoce.
“Ama a Dios”
(1 Juan 4:8) El que no ama no ha llegado a conocer a Dios, porque Dios es amor.
“Es conocido por él”
(Nahúm 1:7) Jehová es bueno, una plaza fuerte en el día de la angustia. Y sabe de los que buscan refugio en él.
[7](Juan 17:3) Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.
(iRV1960+)  δέ2   de G1161 C  Y  ατη1   hautê G3778 RD-NSF  esta  στιν3   estin G2076 VP-I3S  es  4   hê G3588 DNSF  la  ζωή6   zôê G2222 NNSF  vida  αώνιος5   aiônios G166 JNSF  eterna:  να7   hina G2443 C  que  σε9   se G4571 RP2AS  te  γινώσκωσί8   ginôskôsi G1097 VPAS3P  conozcan  9  a    ti,  τν10   ton G3588 DASM  el  μόνον11   monon G3441 JASM  único  Θεόν13   Theon G2316 NASM  Dios  ληθινν12   alêthinon G228 JASM  verdadero,  κα14   kai G2532 C  y    a  ‹  ησον17 Ψριστόν18 ›   Iêsoun Christon G2424 G5547 NASM NASM  Jesucristo,    a  ν15   hon G3739 RR-ASM  quien    has  πέστειλας16   apesteilas G649 VAAI2S  enviado.
Biblia al Día (BAD)  Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado.
(DHH L 1996*)  y la vida eterna consiste en que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste.
El Código Real (ECR)  Y esta es la vida eterna: que tenga una relación íntima contigo, el único Elohim verdadero y a Yeshua HaMashiaj, a quien enviaste.
Nueva Biblia Española (NBE*)  Y ésa es la vida definitiva: conocerte personalmente a ti, el único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesús Mesías.
(NTV)  Y la manera de tener vida eterna es conocerte a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste a la tierra.
[Personal]: En “La Atalaya” en Ingles se cita otra Biblia y no de la nueva Biblia Gris (Vea imagen adjunta… ¿Se enseña “algo” diferente en Ingles que en otros idiomas?)... De hecho, prácticamente todas las biblias en español dicen “te conozcan”… solo la Traducción del Nuevo Mundo (incluso la nueva Biblia Gris) menciona “conocimiento”… el texto siguiente también dice “conocer”

(Éxodo 33:13) Y ahora, si he hallado favor a tus ojos, sírvete hacerme conocer, por favor, tus caminos, para que te conozca, a fin de que halle favor a tus ojos. Y considera que esta nación es tu pueblo”.
(TLA)  Si eso es verdad, dime qué piensas hacer, para que yo también llegue a amarte y tú sigas confiando en mí. No olvides que este pueblo es tuyo y no mío.
Kadosh Mesiánica (Kadosh)  Ahora, por favor, si es en realidad el caso que yo he encontrado favor a tu vista, muéstrame tus caminos; para que yo te entienda a ti y continúe encontrando favor a tu vista. Además, sigue mirando a esta gran nación como tu pueblo."
(NTV)  Si es cierto que me miras con buenos ojos, permíteme conocer tus caminos, para que pueda comprenderte más a fondo y siga gozando de tu favor. Y recuerda que esta nación es tu propio pueblo.
“Tus caminos”
(Salmo 25:4) Hazme conocer tus propios caminos, oh Jehová; enséñame tus propias sendas.
(Salmo 27:11) Instrúyeme, oh Jehová, en tu camino, y guíame en la senda de la rectitud a causa de mis opositores.
(Salmo 86:11) Instrúyeme, oh Jehová, acerca de tu camino. Andaré en tu verdad. Unifica mi corazón para que tema tu nombre.
(Salmo 119:33) Instrúyeme, oh Jehová, en el camino de tus disposiciones reglamentarias, para que lo observe hasta lo último.
(Isaías 30:21) Y tus propios oídos oirán una palabra detrás de ti que diga: “Este es el camino. Anden en él”, en caso de que ustedes se fueran a la derecha o en caso de que se fueran a la izquierda.
[8](2 Reyes 15:1-5) En el año veintisiete de Jeroboán el rey de Israel, Azarías hijo de Amasías el rey de Judá llegó a ser rey. 2 Dieciséis años de edad tenía cuando empezó a reinar, y por cincuenta y dos años reinó en Jerusalén. Y el nombre de su madre era Jecolías de Jerusalén. 3 Y él continuó haciendo lo que era recto a los ojos de Jehová, conforme a todo lo que había hecho Amasías su padre. 4 Fue solo que los lugares altos no desaparecieron. El pueblo todavía estaba sacrificando y haciendo humo de sacrificio en los lugares altos. 5 Por fin Jehová plagó al rey, y este continuó leproso hasta el día de su muerte, y siguió morando en su casa, exento de deberes, mientras Jotán el hijo del rey estaba sobre la casa y juzgaba a la gente de la tierra.
(Jeremías 30:11) “Porque yo estoy contigo —es la expresión de Jehová— para salvarte; pero haré un exterminio entre todas las naciones a las cuales te he esparcido. Sin embargo, en tu caso no haré exterminio. Y tendré que corregirte hasta el grado debido, puesto que de ninguna manera te dejaré sin castigo.”
[9](2 Reyes 15:7) Por fin Azarías yació con sus antepasados, y lo enterraron con sus antepasados en la Ciudad de David; y Jotán su hijo empezó a reinar en lugar de él.
(2 Reyes 15:32) En el año segundo de Péqah hijo de Remalías el rey de Israel, Jotán hijo de Uzías el rey de Judá llegó a ser rey.
(2 Crónicas 26:3-5) Dieciséis años de edad tenía Uzías cuando empezó a reinar, y por cincuenta y dos años reinó en Jerusalén. Y el nombre de su madre fue Jecolías de Jerusalén. 4 Y siguió haciendo lo que era recto a los ojos de Jehová, conforme a todo lo que había hecho Amasías su padre. 5 Y continuamente tendió a buscar a Dios en los días de Zacarías, el que instruía en el temor del Dios [verdadero]; y, en los días de buscar él a Jehová, el Dios [verdadero] lo hizo próspero.
[10](Deuteronomio 32:4) La Roca, perfecta es su actividad, porque todos sus caminos son justicia. Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y recto es él.
(Salmo 77:12, 13) Y ciertamente meditaré en toda tu actividad, y en tus tratos sí me interesaré intensamente. 13 Oh Dios, tu camino está en el lugar santo. ¿Quién es un Dios grande como Dios?
[11](Salmo 32:8) “Te haré tener perspicacia, y te instruiré en el camino en que debes ir. Ciertamente daré consejo con mi ojo sobre ti.
[13](Lucas 6:12) En el transcurso de aquellos días él salió a la montaña a orar, y pasó toda la noche en oración a Dios.
(Lucas 22:40-46) Una vez que llegaron al lugar, les dijo: “Ocúpense en orar, para que no entren en tentación”. 41 Y él mismo se apartó de ellos como a un tiro de piedra, y dobló las rodillas y se puso a orar, 42 diciendo: “Padre, si deseas, remueve de mí esta copa. Sin embargo, que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya”. 43 Entonces se le apareció un ángel del cielo y lo fortaleció. 44 Mas él, entrando en agonía, continuó orando más encarecidamente; y su sudor se hizo como gotas de sangre que caían al suelo. 45 Y levantándose de orar, fue a los discípulos y los halló adormitados de desconsuelo; 46 y les dijo: “¿Por qué duermen? Levántense y ocúpense en orar, para que no entren en tentación”.
(Juan 11:41, 42) Por lo tanto, quitaron la piedra. Entonces Jesús alzó los ojos hacia el cielo y dijo: “Padre, te doy gracias porque me has oído. 42 Cierto, yo sabía que siempre me oyes; pero a causa de la muchedumbre que está de pie en derredor hablé, a fin de que crean que tú me has enviado”.
(Salmo 65:2) Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne.
CONCLUSIONES:

Y "La Atalaya Subrayada":
Gracias por leer.

Metamorfosis.

10 comentarios:

  1. Gracias estimado hermano por el artículo. La sociedad dice: Para que Jehova se acerque a nosotros primero tenemos que nosotros acercarnos a ÈL, bíblicamente no es cierto, porque la escritura dice: NADIE PUEDE VENIR A MI A MENOS QUE EL PADRE LO ATRAIGA, es decir que nadie puede llegar a conocer a Dios si el mismo Padre no atraé esa persona a Cristo. La razón es porque el Padre conoce nuestros corazones, y es el Padre el que nos llama e invita a conocerlo, por supuesto que nosotros tenemos la oportunidad de acercarnos y aceptar su invitación, pero es el Padre es que coloca todas las oportunidades por eso dice el Hijo que el deja las 99 ovejas y se va a buscar la oveja perdida hasta que la haya.
    No se puede ser amigo de Jehova simplemente con leer la escritura porque el mismo Jesus dice en la biblia : Ustedes examinan las escrituras y sinembargo no quieren venir a mi para que yo les dé vida eterna, si queremos ser realmente amigos de Dios debemos HONRAR AL HIJO COMO SE HONRA AL PADRE, PORQUE EL QUE NO HONRA AL HIJO NO HÓNRA AL QUE LO ENVIO, y no hay otra manera de ser amigo del Padre, por eso Jesus es el camino, la verdad y la vida, nadie llega a ser amigo del Padre solo lo puede lograr a través de Cristo. Entonces pidamole a Dios que nos muestre a su Hijo para realmente poder conocerlo.
    Martha

    ResponderEliminar
  2. Personalmente creo que son imagenes con un propósito porque la escritura siempre esta cerrada y sus libros están abiertos, es increible lo que hacén, esto también muestra que la biblia es secundaria lo más importante es lo que diga la atalaya, entonces para que leer la escritura si usted no puede decir nada ni creer lo que diga la biblia, no importa lo que diga la escritura para ellos. El esclavo pretende mostrar que los hermanos leen la biblia, esto no es cierto porque en el momento que realmente una persona empieza a leer la escritura y el Espiritu Santo comienza abrirle el entendimiento en su corazón entonces termina retirándose de la organización. Para los hermanos es muy agradable que otros les expliquen la biblia, asi no tienen que usar tiempo para leerla realmente, solo Unos versiculos y no más..... Pero todos tenemos una responsabilidad de mirar si lo que nos están ensenando es cierto o no porque al final el precio final es la vida eterna.... desafortunadamente los hermanos están muy convencidos que tienen la verdad aunque el esclavo cambie continuamente de ensenanzas a cada rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Anónimo:

      Lo que mencionas es verdad: La mayoría tiene "pereza espiritual", por lo que se confía de que lo que se nos enseña es lo correcto... craso error, ya que la Biblia menciona que hay que "probar" las cosas...

      Eliminar
  3. Muy buen tema, me gusto la profundidad del analisis y los comentarios de eruditos como Barclay, verdadero alimento espiritual!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. William Barclay es muy buen comentarista, cuando sea posible es bueno leerlo...

      Eliminar
  4. Le falta al artículo de esta semana más profundidad por parte de la Sociedad. Es un tema muy bonito pero parece que se ha tratado en plan 1+1=2.
    Yo le preguntaría a Carmen...¿sabes porque disfrutan las hermanas precursoras de mi congregación en la predicación? Realmente quieres que te lo diga?
    Respecto al anónimo anterior, quieres decir que estos comentaristas bíblicos dan el alimento oportuno? Acaso serán el esclavo nombrado y no lo saben?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Anónimo:

      El Esclavo Fiel y Discreto" no es una clase, más bien es una ilustración que aplica cada cristiano... los cristianos primitivos estudiaban lo que tenían de la Biblia y el Espíritu Santo se encargaba de guiarlos... por lo que una clase que "diga lo que hay que hacer" no existía.

      Lo interesante de todo es que a pesar de las diferencias de personalidad y culturales las congregaciones estaban unidas y felices... eso mismo debe de ocurrir hoy en día...

      Eliminar
  5. El esclavo fiel y discreto es cualquiera que se esfuerza por animar y ayudar a sus hermanos, el que le da un pedazo de pan al que tiene hambre, o una cobija al que tiene frio.
    El que tiene una palabra de aliento a quien esta desanimado y fortalece la fe que se esta apagando.
    En ningun caso se trata de un grupo de gerifaltes podridos en plata y lloriqueando por mas billetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo estimado Anónimo...

      Eliminar
  6. Para el anómino que pregunta porque las hermanas disfrutan en la predicación?

    Una persona puede disfrutar predicando y hasta las mormonas disfrutan predicando pero esto no significa que lo que se predique es verdad, porque el cambio continuo de ensenanzas muestra que se han predicado muchas cosas que no estaban de acuerdo a la escritura y se siguén predicando muchas cosas que están en contra entre esto sacar las otras ovejas del nuevo pacto no permitiéndoles comer el pan y el vino, como consecuencia la pérdida de la vida eterna.

    ResponderEliminar